¿Cómo se regula la comida que tiramos directamente de la nevera a la basura?

Es sin duda la distribución el gran escaparate del negocio del Gran Consumo en todas las partes del mundo. Un escaparate al que frecuentemente tendemos a mirar y en algunos casos a culpar cuando surge algún asunto peliagudo relacionado con la alimentación y sus derivadas, olvidando que se trata únicamente del último eslabón de una cadena con infinidad de protagonistas, incluido por supuesto la propia distribución. Un ejemplo recurrente a este respecto es el asunto del desperdicio alimentario, que inevitablemente lleva a la opinión pública a mirar hacia el supermercado de debajo de casa. Es por este punto por lo que conviene aclarar algunas cifras relevantes.

En la gran distribución los márgenes son tan ajustados que el desperdicio se convierte en una cuestión de supervivencia. Cuanto más derroche alimentario realice un supermercado más profundo será el agujero en sus cuentas. Más gasto en compras y menos ingresos en ventas. Así de sencillo. De ahí que no extrañe que este sector, según las cifras de la propia Comisión Europea, represente tan sólo el 5% de lo que se desperdicia en Europa, muy lejos del 14% de la hostelería, el 29% de la industria junto al sector primario y el 53% de los hogares. Y es precisamente este último punto, el de los consumidores, el que más debería preocupar en una supuesta futura regulación relacionada con el desperdicio. Continúa leyendo ¿Cómo se regula la comida que tiramos directamente de la nevera a la basura?