¿Cómo se regula la comida que tiramos directamente de la nevera a la basura?

Es sin duda la distribución el gran escaparate del negocio del Gran Consumo en todas las partes del mundo. Un escaparate al que frecuentemente tendemos a mirar y en algunos casos a culpar cuando surge algún asunto peliagudo relacionado con la alimentación y sus derivadas, olvidando que se trata únicamente del último eslabón de una cadena con infinidad de protagonistas, incluido por supuesto la propia distribución. Un ejemplo recurrente a este respecto es el asunto del desperdicio alimentario, que inevitablemente lleva a la opinión pública a mirar hacia el supermercado de debajo de casa. Es por este punto por lo que conviene aclarar algunas cifras relevantes.

En la gran distribución los márgenes son tan ajustados que el desperdicio se convierte en una cuestión de supervivencia. Cuanto más derroche alimentario realice un supermercado más profundo será el agujero en sus cuentas. Más gasto en compras y menos ingresos en ventas. Así de sencillo. De ahí que no extrañe que este sector, según las cifras de la propia Comisión Europea, represente tan sólo el 5% de lo que se desperdicia en Europa, muy lejos del 14% de la hostelería, el 29% de la industria junto al sector primario y el 53% de los hogares. Y es precisamente este último punto, el de los consumidores, el que más debería preocupar en una supuesta futura regulación relacionada con el desperdicio. Continúa leyendo ¿Cómo se regula la comida que tiramos directamente de la nevera a la basura?

Y tú, ¿qué haces para luchar contra el desperdicio alimentario?

desperdicio alimentario

El desperdicio alimentario ha sido y es un problema que persigue desde hace ya muchos años a todos los actores que participan de la cadena alimentaria. Desde el sector primario, pasando por la industria, la gran distribución y terminando en los propios consumidores. Con un derroche que alcanza un tercio de la producción mundial de comida, el despilfarro de alimentos es un asunto que preocupa y sobre todo nos señala cada día con una pregunta siempre incómoda. ¿Y tú, qué haces para evitarlo?

Las cifras oficiales destacan a los consumidores como los mayores derrochadores de la cadena, siendo los responsables del 42% de los alimentos que se tiran. Les sigue la industria alimentaria con un 39%, el sector hostelero con el 14% y un 5% es de la gran distribución. Dejando a un lado la frialdad de los números, la realidad refleja que son todos los eslabones del proceso alimentario los que pueden hacer más pare reducir este dispendio. Y lo cierto es que se está haciendo.

Durante esta semana, la asociación española de fabricantes y distribuidores, AECOC, organiza en Madrid el encuentro internacional  ‘Save Food Meeting’, un evento que reúne a más de 300 profesionales europeos de toda la cadena agroalimentaria y que persigue trabajar para encontrar entre todos nuevas fórmulas para la lucha contra el desperdicio alimentario. Se trata del cuarto año consecutivo que se celebra este punto de encuentro consecuencia del pacto global que firmaron más de 300 empresas bajo el nombre de “La alimentación no tiene desperdicio, aprovéchala” y del que Grupo DIA fue una de las impulsoras. Entre los objetivos principales de este proyectos se encuentra el de reducir, desde la prevención y desde el desarrollo de prácticas de eficiencia, el desperdicio que se produce a lo largo de la cadena alimentaria así como conseguir, aun habiendo reducido el porcentaje de desperdicio, maximizar el uso del excedente generado a lo largo de la cadena de valor. Para ello, AECOC cuenta con dos comités de trabajo, que se reúnen varias veces al año, en los que se tratan estos temas. Continúa leyendo Y tú, ¿qué haces para luchar contra el desperdicio alimentario?